LLÁMANOS

93 231 12 16

HORARIO

Lunes - viernes: 8.30h - 20.00h

RESERVA TU CITA >

Tu sonrisa perfecta a un solo click

LLÁMANOS

93 231 12 16

HORARIO

Lunes - viernes: 8.30h - 20.00h

RESERVA TU CITA >

Tu sonrisa perfecta a un solo click

La caries del biberón

La caries del biberón, conocida en odontopediatría como caries rampante, es una tipología de caries que afecta, principalmente, a bebés en periodo de lactancia. No obstante, y aunque su pico se alcance entre los 13 y los 24 meses, puede darse hasta los 4/5 años.

¿Qué es la caries rampante?

Se conoce como caries rampante aquella que afecta a la dentición temporal y que, tal y como su nombre indica, cuenta con una rápida capacidad de extensión. Esta provoca la destrucción de la pieza dental, dado que las bacterias se alimentan de los restos de azúcares acumulados en los dientes o encías. Consecuentemente, la superficie dental termina por desmineralizarse.

A pesar de tratarse de la dentición temporal, y aunque a menudo se reste valor a sus efectos, resulta imprescindible tratar este tipo de caries, ya que sus consecuencias van más allá de la propia pieza afectada y puede provocar repercusiones a largo plazo.

Causas

La caries del biberón viene causada, mayoritariamente, por dietas con alto contenido en carbohidratos fermentables, principalmente, lácteos y azúcares.

Durante la infancia, la exposición frecuente a la leche materna, zumos de frutas u otros alimentos o bebidas azucaradas, provoca que estos azúcares se mantengan fijados en los propios dientes o encías, favoreciendo la aparición de bacterias que se alimentan de estos. A mayor tiempo de exposición y menor dedicación a la higiene oral, más probabilidades tendrá el pequeño de sufrir el desarrollo de caries, por lo que, aun y tratarse de piezas temporales, la importancia de su cuidado resulta clave.

Síntomas

El principal signo de desarrollo de la caries rampante es la aparición de unas manchitas blancas en la superficie de la pieza dental. Con el tiempo, estas terminan tomando una tonalidad amarillenta e incluso negruzca.

Resultará de vital importancia detectar de forma temprana este tipo de caries, ya que de esta manera se podrá proceder a su tratamiento y reducir considerablemente sus consecuencias a largo plazo. De no ser así, puede terminar por perderse la pieza dental afectada, lo que conllevará múltiples problemas en la pronunciación y masticación que pueden alargarse de por vida.

¿Cómo evitar la caries del biberón?

Dado las causas de este tipo de caries, la forma de evitarlas tendrá una estrecha relación: una buena higiene oral y una dieta equilibrada.

A pesar de tratarse de piezas no definitivas, su cuidado resultará igual de importante. Por ello, respetar las directrices de limpieza del odontopediatra y visitar con regularidad al dentista garantizará que el estado de salud bucodental de los más pequeños avance adecuadamente, lo que a su vez garantizará un mejor estado de salud oral durante la adultez.

Del mismo modo, no debe eliminarse al completo el consumo de alimentos o bebidas azucaradas, pero si deberá limitarse en la medida de lo posible.

Además de esto, aprovechamos para transmitirte las siguientes recomendaciones:
  • No dejes que tu bebé se duerma con el biberón en la boca, sea cual sea su contenido. Ello hará que sus dientes o encías permanezcan expuestos a los azúcares durante toda la. noche, favoreciendo claramente la fijación de estos y la consecuente aparición de bacterias.
  • Una vez al día, como mínimo, deberás limpiar la tetina del biberón y, ante cualquier signo de desgaste, deberás sustituirla por una nueva.
  • Cuando aparezcan las primeras piezas dentales, deberías evitar la alimentación nocturna, tanto de pecho como de biberón, tal y como recomienda la SEOP. Al adormecerse, tu bebé deja de secretar saliva suficiente, por lo que se facilita la proliferación de los ácidos de la caries.
  • Alineado con el punto anterior, una vez aparezcan los primeros dientes será el momento de emprender el cepillado. Lo recomendable será hacerlo tras el desayuno y, con mayor importancia, por la noche, tras la última toma.
  • Por otro lado, antes de la aparición de los propios dientes, resulta altamente recomendable limpiar las encías con una gasa o dedal. Ello las mantendrá sanas y facilitará el proceso de dentición.
  • Como hemos visto, la detección temprana de la caries del biberón supondrá una clara ventaja para su tratamiento. Revisar a menudo la boca de tu bebé y controlar la erupción de los dientes te permitirá actuar a tiempo ante cualquier irregularidad.
  • Finalmente, las visitas al odontopediatra garantizarán que tu bebé desarrolle adecuadamente la aparición. de piezas dentales y cuente con un buen estado de salud dental durante la infancia.

El cuidado de la salud bucodental es igual de importante en cada etapa de tu vida, por lo que, desde Clínica Incaden, te animamos a cuidar tu sonrisa desde el principio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp WhatsApp